Lunghi comparó a Tandil con Olavarría

septiembre 15, 2020 11:02

polémica

Así lo hizo en una extensa entrevista en el Programa «Tandil Despierta» y habló sobre la situación sanitaria de la ciudad. Manifestó que, si bien la decisión le corresponde a las autoridades de Salud y no a él, Tandil regresará a Estadio Amarillo a mitad de semana.

Mientras muchos sectores de la sociedad critican al Municipio por haberse separado del sistema de fases de la Provincia y claman por poder volver a abrir sus locales, el intendente Miguel Lunghi defendió nuevamente la decisión adoptada y anunció que Tandil volverá a mitad de semana al Estadio Amarillo, cuando se cumpla una semana del anuncio de cambio de color.

Lunghi remarcó que “estamos viviendo momentos difíciles, tensos” y que la pandemia ha generado que se deba hacer frente a tres crisis: una sanitaria, una económica y una social, ya que hay gente vulnerable que a veces no puede llegar a fin de mes».

Entonces mi compromiso es venir al despacho y trabajar día a día para buscarle soluciones a esos tres problemas, no para calentar una silla. Y no estoy peleado con la Provincia ni tampoco busco la independencia. No soy separatista. Nosotros hemos luchado por la autonomía municipal, hemos puesto en el debate que tenemos que manejarnos de otra manera, que no se pude manejar la pandemia a 375 kilómetros de distancia”, declaró.

La postura de la comuna ha dado pie a una serie de ocurrentes y divertidos memes que circularon durante la última semana por las redes sociales. Al respecto, Lunghi evaluó «que fueron una buena cuota de humor para estas épocas de inquietud: “En tiempos de desesperanza, de ansiedad y angustia, todas esas cosas que salieron por las redes, como el misil tipo salamín o los escudos, son buenas. Porque por lo menos hay un poco de alegría”.

En lo que atañe específicamente a los esquemas, explicó que el método que se utiliza en el territorio bonaerense es medir la cantidad de casos positivos de coronavirus que hay, mientras que el acuñado en Tandil lo que hace es analizar la cantidad de camas de terapia libres, el número de médicos y enfermeros que se encuentran en condiciones de atender y también la cantidad de personas con Covid-19 activos.

Destacó que gracias a este nuevo régimen pudieron actuar de manera precoz y descender al Estadio Rojo rápidamente, y expuso que con el sistema provincial recién este lunes hubiésemos bajado a la Fase 3.

Hicimos un semáforo que es aún más restrictivo porque estamos en el territorio y podemos controlar todo. A nosotros nos votaron igual que a la gobernación y estamos para administrar el distrito”, exclamó.

Agradeció, por otra parte, el comportamiento que adoptaron los tandilenses desde que se anunció el pase a Rojo y se disculpó con todos aquellos sectores que no fueron consultados al momento de la toma de decisión: “Quiero agradecer porque desde el miércoles la gente se comportó de una forma excelente, en todo sentido. Porque de esto se sale si trabajamos en conjunto, el Estado con la sociedad civil. Y si en la vorágine del trabajo dejamos sin consultar a algunos rubros, pido disculpas, no es nuestra intención. Yo soy radical, está claro que nosotros creemos en el diálogo y en el consenso”.

Cambio a estadío amarillo:

El Intendente anunció que la ciudad regresará al Estadio Amarillo a mitad de semana o a partir del jueves, cuando efectivamente se cumpla una semana desde que se emitió el anuncio de descenso de color.

Destacó que el regreso al estado intermedio en el nuevo sistema de semáforo “va a ocurrir esta semana, pero no quiero interferir en la decisión del Comité de Infectología porque no me corresponde”.

Si bien Provincia posicionó este lunes a la ciudad en Fase 3, con lo cual en el régimen bonaerense se mantendrá en ese lugar hasta la semana próxima, Lunghi aseveró que la ciudad continuará rigiéndose por el nuevo esquema y que serán los profesionales quienes determinarán día a día el estado de Tandil.

“Nosotros nos vamos a regir por el semáforo. Este es el camino de Tandil. Yo le he dicho eso a (jefe de Gabiente, Carlos) Bianco y él me ha dicho que sigamos así, que ellos van a seguir su camino, y está bien”, explicó.

Cabe recordar que los profesionales de la salud que integran el Comité de Seguimiento del Covid-19 en la ciudad de Tandil determinaron el pase a Estadio Rojo por el brote de casos en dos geriátricos y por la falta de disponibilidad de camas en la Clínica Chacabuco, ya que varios enfermeros habían dado positivo.

Al respecto, Lunghi informó que “el personal ya está recuperado, faltan muy pocas enfermeras volver; calculo que para el martes estarán todas trabajando. Ya han cumplido sus días, se están hisopando y están dando negativo”.

Agregó que en la Chacabuco hay cinco camas de terapia vacías, como así también hay otras tantas en el Hospital Ramón Santamarina, por lo que no dudó en afirmar que seguiremos teniendo el virus en la ciudad pero que el sistema no va a colapsar.

“Lo que pasa es que al bajar esas 20 camas y tener un cuello de botella de dos geriátricos infectados, que por suerte finalmente los contagios fueron mínimos, enseguida apretamos el botón rojo por si esa gente mayor tenía problemas con el Covid-19 y teníamos que internarlos”, contó el Intendente y enfatizó: “Por eso salimos de las fases, ¿por qué tenemos que esperar una semana si nosotros podemos frenar antes el problema?”.

Represalias por salir del sistema:

Ante todo, como lo han hecho en reiteradas oportunidades desde el Ejecutivo, el Intendente remarcó que la medida adoptada no fue para enfrentarse con Provincia y que, en lo que a él respecta, está abierto al diálogo, pese a que no ha vuelto a tener contacto con las autoridades bonaerenses. “Indudablemente, cayó muy mal la posición que tomamos en Tandil”, sostuvo.

Como argumento para su razonamiento, trazó una analogía con lo acontecido en Olavarría, ciudad que el Gobierno de Buenos Aires ubicó en Fase 4 este lunes pero que “está igual que Tandil”.

“Por eso tomamos estas decisiones; tenemos realidades muy parecidas pero estamos en distintas fases. Entonces a eso me refiero cuando digo que hay que darle autonomía a los jefes comunales”, expresó Lunghi y se preguntó: “¿Cuál es el daño que le puede hacer a la Provincia que los intendentes podamos manejar con seriedad y tomar decisiones?”.

En tanto, respecto a las posibles sanciones que podría aplicarle al Municipio, Lunghi fue claro: “Si las represalias caen, que lo hagan sobre el Intendente, que no perjudiquen a la ciudad. El pueblo de Tandil no tiene que ser sancionado. Si quieren hacer algo, que lo hagan con mi persona”.

Fuente: El Eco de Tandil

Comentarios
septiembre 15, 2020 11:02