Tres goles de Messi coronaron una noche soñada de Argentina

septiembre 10, 2021 10:19

Tres goles de Messi coronaron

Tres goles de Messi coronaron una noche soñada de Argentina, con un triplete de Lionel Messi, Argentina goleó a Bolivia 3-0 en el Monumental ante más de 20 mil personas y se afianzó en el segundo lugar con 18 puntos.

Con la escenografía perfecta, el protagonista indicado y un final emocionante. El guión de una película soñada. Así fue la noche mágica de Argentina en el Monumental, que con un hat trick de Lionel Messi se impuso por 3-0 ante Bolivia por la décima fecha de las Eliminatorias Sudamericanas por un lugar en Qatar 2022.

La Pulga fue la gran figura del partido, marcó por triplicado y coronó una jornada inolvidable para la Selección, que liquidó al combinado boliviano en el regreso del público argentino a las canchas. De esta manera, el equipo de Scaloni sigue invicto en el torneo clasificatorio y está a seis puntos del líder Brasil, que manda en el grupo con 24 unidades.

Desde la hora del arranque, como era de esperarse, se vio a una Argentina dispuesta a jugar en campo contrario y adueñarse de la pelota. El tándem Di María- Messi fue de lo mas peligroso y sus conexiones significaron un vértigo constante para la defensa boliviana, dispuesta a esperar para salir de contra. Con Fideo por derecha, «Papu» Gómez por izquierda, sumado a la referencia de Lautaro y el sostén del doble cinco conformado por De Paul y Paredes, el seleccionado de Scaloni impregnó su fútbol en ataque, aunque sufrió algunas en defensa.

Antes de la maravilla de La Pulga para el grito sagrado, los campeones concretaron un puñado de ocasiones que le dieron trabajo a Carlos Lampe. Primero, un remate del capitán que salió apenas desviado a los dos minutos de juego. Luego, un cabezazo de Lautaro Martínez con un gran gesto técnico después de un centro de Di María que acarició el travesaño del arquero boliviano.

Tres goles de Messi coronaron una noche soñada de Argentina, hasta que a los 14 minutos, Messi desató la euforia de los más de 20 mil hinchas presentes. El «Diez» recibió de espaldas por parte de Paredes, apenas la tocó para darse vuelta en una baldoza y deshacerse de su marcador con un caño. Instantáneamente, levató la cabeza, perfiló el cuerpo, abrió el pie zurdo y la colocó al lado del palo derecho del golero boliviano, que voló en vano ante semejante disparo. Festejo, locura y ovaciones bajaron de las tribunas del Monumental mientras el mejor del mundo se frotaba el parche de campeón.

Posterior a la apertura del marcador, llegó el primer llamado de atención para los argentinos. Débil salida de la defensa, que dejó espacios en el fondo y le permitió a Bolivia estar a tiro del empate. Sin embargo, los atacantes del «Verde» resolvieron mal en el área y la jugada se diluyó por un fuera de juego insólito. Y sobre el final de la etapa inicial, Lautaro estuvo cerca dos veces: Fideo tiró un buscapié de tres dedos, la empujó de primera y se lo invalidaron por off side. Mas tarde, similar pero desde la derecha, Messi se la cedió con un pase corto que lo dejó de frente, pero el Toro la terminó desviada.

Argentina fue de menor a mayor en el segundo tiempo. Empezó disminuyendo la intensidad, pero creció de apoco con el impulso de su peso ofensivo. Había amenazado De Paul con un remate que le sacó chispas al caño transversal y luego fue impreciso en las elaboraciones. De igual manera, Messi volvió a encenderse y la «albiceleste» amplió la lógica ventaja.

A los 64, Messi entró al área a puro toqueteo con Lautaro Martínez. La pared lo dejó solo ante Lamp y, ante el primer disparo fallido, castigó cuando le quedó el rebote y anotó el 2-0. Pero no sería lo único de la Pulga, porque la noche inolvidable del crack mundial tuvo la frutilla del postre a los 88, momento en el que tomó un rebote a metros del arco y la mando a guardar para poner cifras definitivas.

Con una actuación inmejorable, con una jornada histórica, en el regreso del público y con un capitán de rendimiento estelar, Argentina sigue invicta, a paso firme detrás de Brasil, con el próximo mundial entre ceja y ceja. El Monumental fue una fiesta y la Scaloneta imparable.

 

Comentarios
septiembre 10, 2021 10:19