Otorrinolaringólogos: atender y operar en plena pandemia

julio 18, 2020 14:25

Los otorrinolaringólogos son uno de los que se vieron en la obligación de modificar su actividad habitual durante esta inesperada situación.

El Covid-19 es un virus con alto índice y rapidez de contagiosidad. Seguimos aprendiendo sobre él, produce una enfermedad muy grave, sin nada que lo frene todavía.

En una extensa entrevista el Dr. Ricardo Bevilaqua  Matrícula 221.400. nos comentó sobre la realización de implantes cocleares en plena pandemia, así como también la situación actual que viven los profesionales.

La consulta médica debe transcurrir con medidas especiales, tanto para el profesional como para el paciente.

El protocolo para poder atender a los pacientes, se elaboró siguiendo las normas que recomendaron tanto la OMS como la Sociedad Española de otorrinolaringología, que fue la que lo tenía más protocolizado. Se comunica telefónicamente con los pacientes donde se le hace una serie de preguntas y una vez llegados al consultorio deberán firmar un consentimiento que dura 15 días por si tiene que regresar.

La sala de espera está acondicionada para que las personas tengan la distancia correspondiente de dos metros, y tanto las secretarias como el personal médico cumplen un estricto protocolo de bioseguridad.

El Dr. Bevilaqua explicó que trabajar en pandemia “es complicado por varias razones, porque los protocolos tienen costos y produce un entorpecimiento de toda la actividad profesional y de la circulación de los pacientes. Por otro lado, hay que entender que los pacientes primero están asustados, tienen temor de contagiarse, del profesional y en la sala de espera, por lo cual si uno cumple con las normas y tiene los lugares adecuados se tranquilizan más. Al principio la gente estaba más asustada y ahora concurre porque tarde o temprano los problemas de cada especialidad lo llevan a hacer la consulta”.

Los profesionales están atendiendo un 30% de los pacientes que atendían pre pandemia. En los comienzos de la misma la atención fue nula.

Por otro lado dijo “la gente se ha visto alterada, mucho tiempo en aislamiento, entonces tienen temor de contagiarse ya sea en el consultorio o en las clínicas. Pero a esta altura, dadas las necesidades de control o de operarse en caso de ser necesario deciden hacerlo igual”.

Operar en pandemia:

Tal como lo ha mencionado en otras oportunidades a este medio, el Doctor Bevilaqua, mencionó que el implante coclear es una cirugía que siempre se hace en un oído que está sano de enfermedades, solo que no funciona, entonces para que no ocurran rechazos o infecciones del propio implante es un procedimiento bastante largo con varias pautas y todas se deben cumplir a raja tabla para que no fracase la cirugía.

«El implante coclear tiene dos etapas, una en la que se hace una intervención y se coloca un aparato dentro del oído interno, un electrodo y se coloca el procesador de ese electrodo que tiene en comunicación un cable, que colocamos en la coclea el procesador con el imán se coloca debajo del cuero cabelludo, entonces toda esa cirugía que lleva aproximadamente de dos a tres horas se realiza bajo estrictas normas de antisepsia en el quirófano. Posteriormente el paciente una vez que cicatrizó al mes se debe realizar lo que se llama “el encendido” en el cual se le coloca el procesador externo que se conecta con el interno a través de un imán a través del cuero cabelludo y con un dispositivo semejante a un audífono que va colocado en la oreja del paciente y así el paciente vuelve a oír, esta situación de encendido se hace un mes después de la cirugía y eso no se alteró en lo más mínimo en la pandemia».

Por otro lado expresó «la realización del implante en época de pandemia es básicamente idéntica a la época previa de coronavirus porque las normas de seguridad por el propio implante ya de por sí son muy estrictas, no obstante por protección de los cirujanos y del personal tenemos que utilizar máscaras e intensificar todo tipo de seguridad, por protección del personal porque como es una cirugía que se utiliza tornos y hay procedimientos en lo cual se salpica agua o puede salpicarse sangre se deben extremar los cuidados, pero como el paciente se le solicita un test de covid tiene que ser negativo y ponerse en cuarentena hasta la cirugía entonces tenemos un margen de seguridad muy alto de que el paciente  no va a estar enfermo, fuera de eso las normas son las mismas de siempre que son bastante estrictas».

«La recuperación es rápida al otro día se puede ir a la casa, con una venda compresiva, el pos-operatorio es muy simple y la vida del paciente no se ve alterada para nada», enfatizó.

Por último el Dr. expresó “hay que cuidarse del virus y cumplir con las normas respecto al distanciamiento y los protocolos de bioseguridad”. 

Comentarios
julio 18, 2020 14:25