Loma Negra y el gremio: La guerra del cemento

diciembre 15, 2020 17:43

La guerra del cemento

Fuego cruzado entre Loma Negra y el gremio en la guerra del cemento. Ambos se acusan de “extorsión”. La principal planta, sin sindicalizar. Tensión creciente.

Lejos de encausarse, el conflicto que se enmarca en Loma Negra recrudece con un intenso fuego cruzado entre la empresa y el gremio, que reclama el pase al convenio Cemento de los trabajadores de la tercerizada Minerar, que extraen exclusivamente piedra para los hornos de la principal cementera del país y mantienen un paro desde hace más de una semana. A la espera de una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo nacional, la discusión salarial también dispara otros factores que grafican con mayor nitidez una tensión creciente y de larga data entre los directivos de la empresa –hoy bajo el ala del Grupo brasileño Camargo Correa– y los representantes de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA).
Tras el comunicado del último sábado, en el que acusó al sindicato de poner “en riesgo la producción de cemento en Argentina”, este lunes, el CEO de Loma Negra, Sergio Faifman, habló de “extorsión” y “mezquindad” gremial, al subrayar que la última paritaria del convenio Cal y Piedra (que nuclea actualmente a los operarios de Minerar) fue 18% superior a la de Cemento, con salarios promedio de $110 mil.

En diálogo con Radio Olavarría, Faifman dijo que, con esta medida de fuerza, la pretensión de AOMA es desembarcar en la principal planta de la cementera, L’Amali, donde –según el gerente– los trabajadores no están afiliados “porque no están de acuerdo con el método extorsivo del gremio”. En esa línea, el CEO de Loma Negra acusó al gremio de buscar “el beneficio propio” y amplió: “Es difícil sentarse a negociar cuando uno se siente extorsionado”, aunque apostó a que “el Gobierno tome cartas en el asunto y primará la racionalidad”.

Mientras, este lunes Loma Negra avisó a la Comisión Nacional de Valores que, «de extenderse el reclamo, es probable que la Compañía se vea obligada a suspender la operación y despacho desde sus plantas en Olavarría próximamente». En esa nota, la empresa reconoce que la paralización de sus hornos es consecuencia del paro en la cantera donde se extrae piedra caliza, «material requerido para la elaboración de cemento». Justamente por esa tarea vital para la producción cementera, es que el gremio reclama pasar al convenio Cemento.

El gremio retrucó:

Fuentes del gremio AOMA remarcaron que el CEO de Loma Negra “miente” en varios aspectos. Más allá de los porcentajes de cierre de cada paritaria, enfatizaron que, “lo que no dice el gerente, es que el salario de los trabajadores de Cal y Piedra es marcadamente inferior al de quienes están bajo el convenio Cemento”.

En cuanto a las razones por las que los trabajadores de la Planta L’Amali no están sindicalizados, el secretario General de AOMA, Héctor Laplace, describió que una de las condiciones que impone la empresa para ingresar allí es no estar afiliado a AOMA. Así, sostuvo que, en tiempos donde se redujo la actividad en la planta de Loma Negra de Barker y se cerró la de Sierras Bayas, algunos de los trabajadores reubicados en L’Amali fueron a la sede del gremio “llorando con la desafiliación en la mano porque, si no, no los tomaban. Hablan de extorsión de AOMA, pero, ¿quién extorsiona con la necesidad de la gente?”, expresó Laplace.

Voces gremiales ampliaron ese cuadro, al detallar que, en promedio, un empleado de Loma Negra fuera de L’Amali percibe salarios del orden de los $80 mil, mientras que, si ingresa a la planta más significativa de la cementera, pasa a cobrar alrededor de $130 mil. “Eso sí, no te podés quejar, te pueden echar sin explicación, te pueden cortar las vacaciones y si estás de franco y te llaman, hay que ir”, describen al retratar los “abusos” en las condiciones laborales dentro de esa planta sin sindicalizar. “En L’Amali, el sindicato no entra”, sintetizan.

Precisamente, en ese punto radican los “miedos” de la empresa, según el sindicato: “Temen que vayamos por la afiliación de los compañeros de L’Amali. Tienen un circo vendido como empresa modelo, cuando no está sindicalizada. Son sueldos superiores, pero si no te desafiliás, no te llevan”. Y añaden que, en esa planta, el 80% del mantenimiento se hace con empresas tercerizadas bajo convenio de la UOCRA, con salarios del orden de los $60 mil: “Lo que le paga de más a los empleados de L’Amali, se lo ahorra pagando menos a la gente de mantenimiento”, resumen.

Laplace insistió en que “es absolutamente legal” el reclamo de pase de convenio, ya que “para lo único que se utiliza la piedra que se extrae es para cemento. La piedra va a ser cemento, entonces lo que corresponde es que aplique el convenio Cemento”.

Minerar opera en Loma Negra hace 20 años, extrayendo piedra del yacimiento “La Pampita”, que abastece a las dos plantas que Loma Negra posee en un radio de cinco kilómetros. En ese marco, el gremio recalca que es Loma Negra “quien dispone” el pase o no al convenio Cemento. En la empresa que supo ser de la familia Fortabat, afirman que la intención del gremio es que esos trabajadores terminen bajo el ala de Loma Negra para, así, hacer pie en L’Amali.

Pero AOMA refuta: “Se habla de destercerizar la cantera. Eso es cháchara. ¿O acaso se piensa que los trabajadores de Minerar están en conflicto hace tanto tiempo para que mañana la empresa Minerar se vaya de la cantera?”.

En el gremio aseguran que “va a haber problemas más graves si no se escucha”, algo que observaron hasta el último encuentro, el pasado viernes: “Cuando vamos al Ministerio de Trabajo y planteamos el pase de convenio, dicen que no. Entonces, es muy difícil avanzar en un diálogo de sordos”. Este martes, vuelven a verse las caras. (Letra P).

Comentarios
diciembre 15, 2020 17:43