La carta de la denunciante a García

diciembre 5, 2017 13:55

El Gremio difundió la nota realizada por la trabajadora que denunció al Juez de familia.

La carta a continuación:

 

“Hola chicos…por este medio les quiero contar algo…lo que he vivido por mucho tiempo, mi grupo íntimo de amigas, familiares y referentes en el tema en quien confío ya lo saben, algunos de ustedes ya lo saben, pero creo que ya es tiempo de TODOS lo sepan.

Es una situación difícil de explicar porque no la podía ver, en realidad «no la quería ver» ya que involucra a un compañero de trabajo al Sr Claudio García…hace 8 meses (mes en que salió su designación como juez), Claudio Daniel García me llamó a su oficina, aún de consejero, y me declaró  que yo le gustaba mucho, que él necesitaba ser transparente conmigo y frontal pero que jamás haría nada que yo no quisiera…fue una gran sorpresa para mí, le agradecí la sinceridad … demás está decir que me dio mucha vergüenza, ya que no lo esperaba.

En un primer momento, sentí alivio (pese a la incomodidad que me causaba) por haber comprendido todo «lo anterior»(charlas x mensajes que yo nunca inicié, fuera del horario de trabajo, que yo no entendía «o no quería entender» a qué puerto querían llegar, recuerdo que hasta me propuso que bajara una aplicación en el teléfono  «Telegram» para que no se guarden los mensajes a lo que x supuesto le dije que no….

Ahora bien, el me fue de frente, fue muy claro, pero yo también lo fui: le dije que jamás lo había visto como un hombre, solo como un compañero y que jamás de los jamases podría verlo con otros ojos.

 

Le RECALQUE que yo estaba muy enamorada de mi marido y de mi familia y que ni por remota casualidad les haría daño; mi NO fue muy claro tampoco daba lugar a dudas. A esto se lo tuve que decir el mismo día que se me declaró en el Juzgado, por teléfono (ya que al parecer no lo entendía) y por mensajes de texto también. í… decía que me entendía pero a la vez que «el siempre lograba lo que quería», que «yo tenía que comprenderlo?» x lo que le importo poco mi postura…y PORQUE LO DIGO: a partir de ahí comenzó la tortura, y por la que hoy tengo que hacer terapia, que injusto!…me volvió loca por mensajes, buscando todo el tiempo que yo le responda, si no lo hacía seguía mandando ya sean fotos frases, iconos pelotudos…no le importaba si mis hijos estaban con mi teléfono (porque a eso se lo aclare también «mi teléfono es mío y de mi familia no te desubiques»), nunca me respeto, nunca se ubicó.

Por su parte, en el trabajo no me hablaba, me ignoraba, me cortaba el teléfono, haciéndose el enojado no sé por qué  motivo, y a la tarde volvía la tortura, la falta de respeto total a mí, a mi intimidad, y x sobre todo a mi familia; hasta que un día logró sacarme de quicio y al no poder entender tanta desubicación le puse «basta x favor estoy con mi familia» porque ni eso llego a respetar, esa respuesta lo saco y me llamó diciendo que «yo había traspasado los límites YO? el que traspasó los límites fuiste vos, le dije, fastidiándome x teléfono todo el día con mensajes con doble sentido, con fotos con frases estúpidas que no quiero recibir, que no me gusta recibir, y sin dejar de terminar que hable me corto!.. esto fue a fin de año…luego, por supuesto, no me hablo más en el trabajo, no me saludaba, si tenía que ver algo con él no me quería atender, todos desprecios.

Pero al menos un tiempo no me molestó…pasé el verano tranquila… hasta febrero donde empezó a molestarme nuevamente…ya ver un mensaje de él me producía repulsión, rechazo absoluto, no lo quería ni abrir, pero tenía que verlo porque podía ser algo del trabajo, y con eso jugaba también existía esa ambigüedad que confundía.

 Un día le dije «no voy a responder más mensajes que no entiendo porque me comprometes, tengo familia, hijos que están todo el tiempo con mi teléfono», … un día no le contesté a un mensaje que no era para mí «a mi entender» (domingo a la mañana? que quería!)ni siquiera se interpretaba que fuera del trabajo (el mensaje decía precisamente «ya estoy en casa!») cometí un grave error porque el lunes vi lo peor de esta persona , me trató agresivamente, nunca me voy a olvidar de sus ojos llenos de ira , me dijo que él no iba permitir que yo no le responda, que yo había leído el mensaje a tal hora y como no conteste!… le quería hacer ver que mi teléfono lo usa toda la familia y que muchas veces quienes ven los mensajes son mis hijos, pretendía que se UBIQUE SOLO.

Esto pasó, pero no terminó la tortura, el hostigamiento, la sensación de culpa que me producía recibir esos mensajes (me parecía una falta de respeto a mi marido), la intromisión a mi intimidad, la agresión- Porque siguieron los mensajes desubicados las que fotos con frases pelotudas los acosos (del tipo «necesito mimos» «estás muy linda» «ese pantalón me mata» «mañana ponete el vestido rayado» recibidos en el mismo lugar de trabajo) hasta que un buen día no lleve el teléfono, se lo dejé a mi hijo (ya que tiene chats con amiguitos y lo usa mucho) y está persona falta de código total pone «estás hermosa » y respondió mi hijo diciendo «quién sos?». Acá dije basta!.. volvimos a hablar le dije que por favor no me escriba más QUE ME TRATE COMO A LAS DEMÁS CHICAS: su mejor respuesta: «yo no tengo la culpa que seas tan descuidada con el teléfono»…me pidió)…me dijo que no me iba mandar más mensajes…yo me alivie… pocos días. Luego siguió , me decía idioteces en la oficina, y volvió a torturarme a la tarde, pero ahora con msjs más confusos aún, ya que tenían un costado laboral como para que yo tenga que responder si o si…me pedía fotos de mis tatuajes en persona y a través de mensajes, de forma indirecta…. como no respondía a sus deseos me volvía a ignorar en el trabajo… me decía que no le hable hasta la próxima semana,…me escribía un feriado para que vaya a trabajar solo yo…si yo escribía algo en el grupo de WhatsApp  me cuestionaba x mensaje privado (una tortura, sentía que todos sus mensajes  eran cachetadas, me sentía aturdida)

… Yo ya no aguantaba más, tenía una angustia que no podía más…y ocurrió que un día que dije BASTA!, luego de haberle remarcado millones de veces que no me moleste con mensajes desubicados que yo no entiendo, luego del episodio de mi hijo, de implorarle que me trate como PERSONA, volvió a hacerlo, a torturarme con cuestionamientos fuera de lugar y sin explicación (inentendibles) y  quebré en el juzgado con algunas de las chicas, se los conté , exploté de angustia, como siempre ellas me comprendieron y apoyaron…  me sentí hostigada, aturdida, violada en mi intimidad, agredida, violentada, acosada, faltada el respeto de manera íntegra en todo este tiempo, y es algo que no puedo permitir, ni que me vuelva a pasar a mí, y menos aún a algún otra mujer, porque todo esto fue una cuestión de GÉNERO. Hoy ya pude hablarlo con mi esposo y me está apoyando y acompañando en cualquier decisión que tome. Estamos en manos de una persona con doble moral, con doble discurso… tuve la desgracia de conocer su lado oscuro, y la verdad me da miedo, da escalofríos que esta persona vele por los derechos de los más vulnerados, de las víctimas de violencia de género, realmente una persona que no merece el mínimo de los respetos. 

Comentarios
diciembre 5, 2017 13:55
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario