El primero de la fila: Hugo Máximo Cura, primer egresado universitario de Olavarría.

marzo 31, 2021 20:00

El primero de la fila

El primero de la fila: Hugo Máximo Cura, primer egresado universitario de Olavarría. El 4 de abril es una fecha fundacional en la historia universitaria de la ciudad. Ese día de 1970 se declaró inaugurado el primer año académico, en el recientemente creado Instituto Universitario de Olavarría.

Pasaron más de 50 años y el próximo domingo es la excusa para viajar en el tiempo. Más de 200 jóvenes pusieron en marcha sus ilusiones universitarias, en el Aula Magna de la Escuela Técnica 2, en un subsuelo. Y en ese gran grupo iniciático, hubo un ingresante que en poco tiempo tendría además un galardón único en la memoria de la educación superior local. Hugo Máximo Cura se convirtió en dos años en el primer egresado universitario de Olavarría, con el título de Químico Universitario.

Luego ingeniero químico graduado en la Universidad Nacional del Sur, con una especialización en Italia y más de treinta años de actividad profesional y en docencia, Hugo rememoró esos segmentos de su vida, insignias de la historia de la UNICEN.

El primero de la fila, “En 1969 cursada 5º año en Nacional y estaba dispuesto a ir a buscar una Universidad donde estudiar, en Bahía Blanca o La Plata. Y apareció en el colegio un grupo de jóvenes anunciándonos que tal vez se iba a abrir un instituto, dependiente de la UNS. Fue una gran noticia, porque nos podíamos quedar en Olavarría, con amigos, la familia, y era un alivio económicamente”, relató.

De todas maneras “era una Incertidumbre, porque pensábamos en los profesores, los laboratorios, los libros que íbamos a necesitar. Todo estaba muy rodeado de incertidumbre. Yo decidí quedarme y probar”. Los profesores llegaban principalmente de Bahía Blanca, también de La Plata, Mar del Plata y de otras universidades. “Los programas eran los mismos que en la UNS, eso nos dio confianza”, aseguró Hugo.

“La primera clase fue de Análisis Matemático. Había alumnos de 17, 18 años, recién egresados del secundario, y otros de 20 o 30 años que encontraron la posibilidad de hacer sus estudios universitarios que no pudieron hacer en su momento, muchos trabajando”.

El primero de la fila, ya en el segundo cuatrimestre de ese 1970, “recuerdo en el área de química a la profesora María Estela Ordóñez, que desde cero armó los laboratorios, las bibliotecas, nos acompañó en otras materias. Es el inicio del Departamento de Ingeniería Química, con su experiencia de haber trabajado en Bahía Blanca varios años”, rememoró.

El inicio de la actividad universitaria también fue movilizador para toda la comunidad olavarriense. “Nosotros pedimos opinión a directivos y docentes de la secundaria, y nos dijeron que la excelencia de cualquier universidad se veía al andar. Había una euforia, una alegría por la labor hecha por el intendente de aquel momento, el ingeniero Enrique Mario Alfieri, con la Fundación Fortabat, el respaldo de la UNS con viajes permanentes de su rector Manuel Gómez Vara, que charlaba con nosotros y con los profesores. Era la primera vez en el país que una universidad nacional junto con un municipio y con una fundación privada, daban origen a un instituto universitario que con el tiempo se transformó en Facultad de Ingeniería”.

Título inaugural:

“Mi programa tenía un beneficio, que cumplido el ciclo básico de las primeras 18 materias, la Universidad entregaba un título intermedio, que se llamaba Químico Universitario. El azar hizo que yo terminara primero y por eso me convertí en el primer egresado universitario de la ciudad, que lo llevo con mucho orgullo”, admitió Hugo.

El primero de la fila,“Recuerdo que el 20 de diciembre de 1972 tenía examen de Inglés. Rendí el examen y a la salida, ante mi sorpresa, me encontré con un grupo de profesores, del propio Héctor Tomassini (director del Instituto), las nodocentes Emmy Alloggia, Raquel Meléndez, Ana Ducca, mis compañeros, estaban todos para abrazarme y felicitarme. Yo ahí me di cuenta que algo había pasado. Había rendido la decimoctava materia que me habilitaba con el título de Químico Universitario. Fue algo inesperado. Después del examen ya me iba a mi casa, pero bueno, me citaron a la dirección para felicitarme, y yo realmente estaba un poco aturdido”, evocó.

Al año siguiente, en marzo, se realizó un gran acto donde las autoridades y dirigentes entregaron el primer diploma universitario de la ciudad. “Fue toda mi familia, mis primos, mis abuelos, los amigos, compañeros. Y tuve el honor de recibir el diploma de manos de Don Alfredo Fortabat, quien además me obsequió una medalla, que se la regalé a mi mamá. Ahí me di cuenta de la importancia de ese título, y de lo que me tocó”.

Retrovisor:

“Puedo decir con gran satisfacción –sostuvo Hugo Cura- que la Universidad se ha instalado, ha echado raíces muy profundas en la ciudad, con grupos de docentes e investigadores de altísimo nivel que la ubicaron recientemente como una de las principales universidades de Sudamérica”.

La UNICEN –insistió- ha crecido, se ha consolidado. El camino hacia el futuro lo veo muy promisorio. Hoy las facultades se destacan, cosa que allá por 1969 yo no me lo imaginaba.

Afortunadamente empezamos a caminar de la mano de la UNS y después nos largamos solos y ya hoy corremos y andamos como una universidad de altísimo nivel que nos pone muy orgullosos”, reconoció.

El primero de la fila, Hugo Cura no se olvida de los orígenes, de los pioneros. “Siempre estaré agradecido a los que tuvieron la idea, al grupo de jóvenes universitario, al intendente Alfieri, a Don Alfredo Fortabat y señora, a la Fundación Fortabat, a la UNS, quienes creyeron que la educación era la base para que un pueblo progrese, para que un país progrese”.

Todos esos protagonistas “decían que sin educación el futuro iba a ser más complicado, y no se equivocaron. Yo, en representación de los miles de alumnos que estuvimos en Olavarría, les decimos gracias a todos ellos, porque con su energía hicieron posible el surgimiento de la Facultad de Ingeniería”.

Comentarios
marzo 31, 2021 20:00